Nuestros 9 viajes favoritos de 2016

Trevi

Cuando el año se acaba, llega el momento de recordar algunos de los mejores momentos que hemos vivido en estos doce meses, y entre ellos es muy posible que figuren los viajes que hayamos realizado en 2016. Pueden haber sido vacaciones muy turísticas, rutas de inmersión en otros países o visitas más bien fugaces, todos acaban dejando un poso en nosotros.

Por eso, para celebrar que estamos a punto de entrar en un nuevo año, hemos querido recopilar 9 viajes favoritos de 2016 de nuestros editores y de editores de otros blogs de Weblogs SL. La selección va desde Europa a Asia, y hay tanto destinos culturales como otros de playa.

A Coruña (España)

Coruna

Mi viaje favorito del 2016 fue A Coruña. Siempre es un placer volver a Galicia (sobre todo por su rica gastronomía). Por fin pude visitar el Parque del Pasatiempo en Betanzos, un sitio absolutamente increíble, raro y único. Es una pena que su estado de conservación sea pésimo y que las autoridades no hagan nada por recuperar su esplendor. Otro de los viajes que recomiendo es La Matarraña y sus alrededores. Matarraña, conocida como la Toscana española, está ubicada entre Teruel, Castellón y Tarragona, y es una zona poca conocida, pero que tiene mucho que ofrecer a sus visitantes. (Sue Missindie)

Salisbury (Inglaterra)

Salisbury

Fue un año poco productivo en viajes por motivos personales, pero la visita al mágico lugar de Stonehenge y a Salisbury como una de las escalas de un crucero (tan barato como accidentado) ha sido, sin duda, uno de los momentos inolvidables del año y de mi vida: observar las piedras de cerca durante tanto tiempo, que el sol fue cambiando de lugar y consiguiendo unos recuerdos maravillosos. La visita a Salisbury descubrió un pueblo maravilloso con montones de casas Tudor en perfecto estado de conservación y su impresionante catedral gótica, en la que exhiben orgullosos el ejemplar mejor conservado de la Magna Carta. (Viola De Lesseps)

Sofía (Bulgaria)

Sofia

A principios de octubre, visité Sofía. En 2016 he viajado bastante, pero ese escaso día y medio que pasé en la capital búlgara se convirtió en mi experiencia viajera favorita del año. ¿Por qué? Es difícil decirlo. Supongo que, en primer lugar, porque iba con las expectativas bajas. La parada en Sofía era parte de un viaje que también incluía distintas zonas de Rumanía y en todas partes había leído que no había color. Que Rumanía me iba a gustar muchísimo más. Que Bucarest era preciosa y Sofía, la capital más fea de Europa. Y no fue eso lo que me encontré.

Me encantaron sus avenidas grandes, sus edificios majestuosos al estilo soviético y, sobre todo, sus iglesias para todos los gustos: pequeñas con encanto o catedrales gigantescas, sobrias y austeras o lujosas y coloristas, ortodoxas, católicas… De todo un poco. Pero lo que me enamoró de verdad fue la posibilidad de recorrer una capital europea… Sin turistas. Sí, ya sé que es incongruente teniendo en cuenta que eso es básicamente lo que soy yo, pero ya es difícil dar con un lugar en Europa en el que los grandes monumentos no estén plagados de grupos organizados palo-selfie en mano.

A Sofía le faltan muchas cosas: una buena infraestructura, algunas obras públicas básicas y que sus gentes se crean que es un lugar que merece la pena visitar (varias veces nos preguntaron qué demonios estábamos haciendo allí con todo lo que hay que ver en otros lugares), pero a mí me conquistó y tengo claro que volvería sin dudarlo (Abril Camino)

Cracovia (Polonia)

Cracovia

Este año he viajado bastante, pero sólo una vez por placer, así que ése es el que gana (además, por el sitio). Hace poco visité Polonia, pero lo que más me gustó fue Cracovia y Auschwitz. Cracovia conserva mucho y muy bien el casco antiguo, que es precioso y se puede recorrer andando. Es una (antigua) capital “bajita”, es decir, más del estilo de París, Praga o Budapest, sin edificios altos y modernos en su mayoría, y eso me gusta. Hay muchas viviendas que también conservan la fachada antigua y es agradable pasear de un punto a otro de la cuidad, por ejemplo al barrio judío, que es donde se rodó ‘La lista de Schindler‘.

Auschwitz fue con diferencia lo más impactante. Aquí, más que de gusto hablas de eso, de impresión, y creo que es un sitio que se debe visitar para afrontar lo que ocurrió más allá de libros y películas. Está bastante bien conservado, y con una visita guiada te informas y es una buena “bofetada de realidad” (y te quitas tontería primermundista). Lo muy guay de Polonia es que la gente es amabilísima y que, en general, es bastante barata (comida, bebida y alojamiento). Lo “malo”, que has de ir con slotis y no con euros (je,je). Y recomiendo mucho ir en invierno o casi invierno, está nevada y es más realista la visita. (Anna)

Indonesia

Indonesia

Estuve de vacaciones diez días en Indonesia con unas amigas. Decidimos mezclar el plan de “ver todo lo turístico que podamos” con unos días de relax y desconexión en la playa. Primero estuvimos en Yakarta de paso, porque ya nos habían dicho que era una ciudad moderna, pero sin mucho atractivo turístico, y Yogyakarta, una zona más turística, pero no masificada, y en la que disfrutamos de Borobudur, el mayor templo budista del mundo, y Prambanan, el mayor templo hinduista del sudeste asiático, así como de unos precios muy bajos para nuestros bolsillos europeos, especialmente para comer.

Después fuimos hasta Bali, isla que recorrimos entera viendo campos de arroz, templos hinduistas, algunas de las zonas volcánicas, la playa en la que se grabó la película ‘Come, reza, ama‘ y paisajes espectaculares y, ya para acabar, fuimos hasta Gili Air, la más pequeña y tranquila de las Islas Gili, para desconectar. Es tan pequeña, que no circulan ni coches: el método de transporte es el burro-taxi, un carro tirado por un burro. Allí, aparte de bañarnos (aunque la playa no es muy allá, porque es una zona con mucho coral) y tomar el sol, estuvimos haciendo esnórquel, nadando con tortugas bobas y dejándonos llevar por la corriente marina mientras disfrutábamos de los arrecifes de coral. ¿Resumen? Vacaciones muy completas, diferentes y muy bien de precio. Recomendada especialmente Bali. (César Muela)

Tokio (Japón)

Tokyo

Viajar a Japón ha sido cumplir uno de esos sueños que nacen en el momento en que abres tu primer manga, pruebas por primera vez el sushi y ves tu primer anime. Cuando te enamoras de la cultura japonesa, aterrizar en Tokio es algo casi onírico, interplanetario. El choque cultural es brutal, pero una vez te quitas las gafas occidentales, las maravillas que hay por descubrir superan cualquier prejuicio o incomodidad. La gastronomía es un mundo que ningún sucedáneo occidentalizado llega a rozar. La historia y el aspecto monumental que hay en casi cada rincón de sus pueblos y ciudades te arroba. Si Stendhal sufrió en la basílica de la Santa Cruz, menos mal que no cruzó medio mundo para llegar a Japón (Kaoru)

Vicenza (Italia)

Vicenza

Viajé a Italia e hice un recorrido por la arquitectura paladiana de la región de Vicenza. Precioso. Paladio fue el precursor de la arquitectura moderna. Los paisajes verdes del norte de Italia, con sus casitas y sus huertas, una preciosidad. Visité varios palacios preciosos privados; de ellos, Villa Rotonda es el más increíble. Es un viaje de primavera o de otoño porque en invierno hace mucho frío y niebla. Y en verano hace calorcete y vuelas a Venecia, que aunque dicen que ya no es igual, en verano tiene una humedad y un olor…. (Merirocket)

Norte de Gales (Reino Unido)

Llandudno

El parque nacional de Snowdonia, con sus rutas de senderismo, es la atracción principal del norte y noroeste de Gales (aparte de sus castillos), pero su costa septentrional guarda algunas pequeñas joyas que, de momento, son todavía más reducto del turismo británico, ciudades costeras que vivieron su momento de gloria en la época victoriana y que intentan adaptarse a los nuevos tiempos como mejor pueden.

Una de esas es Llandudno, que puede servir además como puerta a Snowdonia, y que conserva un paseo marítimo de cierto aire decadente y con un sabor muy auténtico. Los hoteles blancos de fachadas “tarta de boda” frente al mar, el muelle de madera con sus recreativos, los inevitables fish and chips… Como decimos, es una buena base de operaciones para acercarse a otros lugares cercanos, como la isla de Anglesey con sus leyendas de druidas y sus playas azotadas por el viento. (Marina Such)

Petra (Jordania)

Petra

¿Mi mejor viaje para este año? Elegiría Jordania por el incomparable recuerdo de la fachada del Tesoro de Petra, iluminada a la luz de las velas. Hablé de esa experiencia en detalle en esta entrada. (Pakus)

Hasta aquí nuestro repaso a nuestros viajes favoritos de 2016. ¿Cuáles han sido los vuestros?

Imagen | Gabriel González, Daniel Thonton, Jorge Díaz, tetedelart1855, Ian McKellar

En Diario del Viajero | Los 10 mejores destinos emergentes del mundo (según TripAdvisor)

También te recomendamos


Visita nocturna al Tesoro de Petra a la luz de las velas


Mis nueve viajes favoritos


Cómo conseguir que a tu bebé le gusten las verduras (y más cosas)


La noticia

Nuestros 9 viajes favoritos de 2016

fue publicada originalmente en

Diario del Viajero

por
Marina Such

.

Anuncios
Nuestros 9 viajes favoritos de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s